La redes sociales "sexting"

Un día Auxiliano, que es muy bromista, le dio el contacto de Mariana a un amigo llamado sexting-01-telemoveis-telefones-celulares-ilustracao-copyright-telasamigas-edex-crcVillaempujo. Mariana era muy inocente. Por tanto Auxiliano y Villaempujo que ya tenían planeada una broma, tras tres meses Villaempujo le pidió salir a Mariana y la convenció para que le mandara una foto sin sujetador y camiseta, con la bragueta bajada y una postura «sexy» :)-|-< y ella se la envió ya que salían juntos. Cuando la recibió ya que tenia lo que quería le dijo Villaempujo que cortaban, este le envió la foto a Auxiliano que la fue difundiendo por todo el instituto. Cuando Mariana se enteró se lo dijo a su profesora que dijo que era fotoshop. Y todo esto por dejar el contacto a alguien desconocido y para reírse un rato.

RIESGOS PARA EL ADOLESCENTE CUYA IMAGEN ES DIFUNDIDA
Se describen a continuación los riesgos a los que se exponen los adolescentes que
practican sexting.
Es importante mencionar que, en la práctica los riesgos son diversos y difícilmente se
encuentran aislados. Normalmente, las situaciones de sexting derivan en diferentes
amenazas que aparecen entrelazadas.
Amenazas a la privacidad del menor
El primer riesgo al que se enfrenta quien envía
imágenes o vídeos con contenido personal es la
pérdida de privacidad. Los contenidos que uno
mismo ha generado pueden acabar en manos de
otras personas desde el momento en que salen
de manos de su autor. Una vez que se envía
algo, se pierde el control sobre su difusión.
¿Cómo puede escapar una imagen de sexting del ámbito privado? Voluntariamente,
puede ocurrir que el receptor del contenido siga, a su vez, reenviando las imágenes a sus
contactos (por fanfarroneo, por despecho, por diversión, etc.)
Pero, además, hay formas involuntarias de perder el control de imágenes de contenido
sexual: robo o pérdida del teléfono móvil o acceso por terceros sin consentimiento al
dispositivo (craking). Existen programas de recuperación de datos que permiten incluso
recuperar archivos eliminados del ordenador, si no se ha realizado un borrado seguro.
En este apartado hay que destacar especialmente el riesgo de que estas fotografías o
vídeos puedan entrar en el circuito de la pornografía infantil.

Riesgos psicológicos
Aquí se incluyen los riesgos que se derivan de la
exposición de la intimidad del menor ante otras
personas. Ya se trate de amigos, compañeros de
instituto, o personas desconocidas, lo cierto es que
el adolescente que ve su imagen de tono sexual
difundida en la Red, se ve sometido a un
ensañamiento o humillación pública que puede derivar en una afección psicológica.

Entre estos riesgos se encuentran problemas de ansiedad, depresión, exclusión social, etc.

Ciberbullying
El ciberbullying o ciberacoso entre iguales supone el hostigamiento de un menor hacia
otro menor, en forma de insultos, vejaciones, amenazas, chantaje, etc., utilizando para
ello un canal tecnológico.
En el entorno del sexting, la humillación
pública puede llegar a constituir
ciberbullying, en caso de que compañeros
del menor utilicen estas imágenes para
burlarse, hacer comentarios públicos, etc.
Las burlas pueden ser puntuales o
prolongarse a lo largo del tiempo, pero los
efectos psicológicos sobre el menor son evidentes en ambos casos.
Este tipo de ciberacoso llevado a cabo a través de dispositivos tecnológicos hace que sea
difícil escapar al mismo. En una situación de acoso escolar, el hostigamiento termina al
salir del ámbito de influencia del centro escolar; en una situación de ciberbullying, en
cambio, la disponibilidad del teléfono móvil y de acceso a Internet en cualquier situación,
no permite eludir el acoso ni siquiera en el propio hogar.

Sextorsión
Las fotografías o vídeos de contenido sexual, en manos de la persona inadecuada,
pueden constituir un elemento para extorsionar o chantajear al protagonista de las
imágenes. Se llama sextorsión al chantaje en el que alguien (menor o mayor de edad)
utiliza estos contenidos para obtener algo de la víctima, amenazando con su publicación.
Se trata de una situación delicada y difícil de abordar por un menor de edad. El
adolescente, temeroso ante la posibilidad de que su sextorsionador pueda dar difusión a
imágenes sensibles que le comprometerían públicamente, puede tomar la decisión de
acceder a su chantaje, que normalmente consiste en seguir enviándole fotografías o
vídeos de carácter sexual, y, en casos extremos, realizar concesiones de tipo sexual con
contacto físico.
De esta manera, el adolescente puede entrar en una espiral cuya salida pasa por no
acceder a las pretensiones del hostigador, y comunicar la situación a un adulto.

Grooming
El grooming se define como el conjunto de estrategias que una persona adulta desarrolla
para ganarse la confianza del menor a través de Internet con el fin último de obtener
concesiones de índole sexual.12
La situación de grooming puede estar íntimamente relacionada con la sextorsión, descrita
en el apartado anterior. Así, si los contenidos de un menor haciendo sexting llegan a
manos de un adulto malintencionado que decide utilizarlos para, amenazando con su
publicación, obligar al menor a enviarle más contenidos de carácter sexual, o incluso
encuentros físicos, estaríamos ante un caso de grooming que utiliza la sextorsión.
Por otro lado, la existencia de imágenes eróticas puede llamar la atención de un
depredador sexual quien, además, puede suponer que esa persona es susceptible de
realizar determinadas prácticas de riesgo y, por lo tanto, ser candidata preferente para
sus prácticas de acoso.

Riesgos físicos y geolocalización
Los riesgos más graves son los riesgos físicos, y se materializan sobre todo en la
exposición a pederastas. Las imágenes o vídeos pueden contener ciertos elementos que
ayuden a identificar a quienes aparecen en ellos o que faciliten su localización. Las
aplicaciones de geolocalización y geoetiquetado13 de contenido multimedia para
dispositivos móviles pueden facilitar la ubicación física.
También puede haber exposición física en casos de sextorsión o grooming en los que el
adolescente accede a un encuentro personal con su acosador.

¡Ayúdanos!

 

Colaboradores: Lucia y Diego A.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies